Pediatriando

Comparte Esto

Durante la gestación, mamá y bebé forman un solo ser. A través de la placenta no solo pasa al bebé, nutrientes y defensas, también pueden pasar las sustancias que la madre consume, como los medicamentos; Los cuales pueden afectar al feto en crecimiento, en cualquier momento de la gestación, siendo de mayor relevancia durante el primer trimestre: cuando se están formando los órganos.

El embarazo es una etapa única, donde como mujer experimentas, sensaciones y vivencias que solo en este periodo podrás disfrutar.


Mamá, debes saber que existe una serie de cambios hormonales, alteraciones de los neurotransmisores y cambios físicos que te hacen vulnerable a los problemas emocionales tales como depresión y ansiedad, los cuales pueden no solo afectar tu salud si no también la de tu bebe; procura sentirte tranquila, alimentarte bien, dormir regularmente, realizar actividad física, ir a cine, escuchar música y leer. Es importante el apoyo de tu familia pues con amor lograrás sentirte importante, segura y protegida.

mascota Si convives con una mascota, claro que es posible que convivas con ella y por eso debes tener en cuenta evitar el contacto con las heces, lavar bien tus alimentos, tus manos, teniendo en cuenta que estas pueden transmitir una enfermedad llamada toxoplasmosis (principalmente excrementos de gatos), solo tienes que llevar tu mascota al veterinario para revisar que tengas sus vacunas al día y este sano, recuerda que los animales domésticos pueden ser un buen amigo.

  • Durante el día encuentra tus momentos para el descanso y si puedes tomate una siesta corta al inicio de la tarde que no sea mayor a 20 minutos. Esta repone y recarga y al ser al principio de la tarde no va a robar entusiasmo para el sueño de la noche.
  • Acuéstate solo cuando vayas a dormir. No uses la cama para leer o para ver televisión o alguna actividad distractora.
  • Come ligero, temprano y privilegia aquellos alimentos de fácil digestión y en porciones pequeñas. Evita aquellos que de antemano sabes te van a sentar mal.

Todo lo cambia y por qué no, todo lo trastorna. El embarazo definitivamente implica un cambio en todo: en nuestras rutinas diarias, en nuestro trabajo, en nuestra alimentación, en nuestros sentimientos, en nuestra sensibilidad y por supuesto en nuestro sueño.


Y es que, si antes éramos de las que los fines de semana solíamos disfrutar la cama hasta las 9 o incluso la 11 de la mañana, ahora con el embarazo simplemente no podemos. Dormimos mal, no nos acomodamos en la cama, no despertamos con facilidad, nos cuesta trabajo respirar, tenemos que ir al baño y todo esto va empeorando en la medida en que se acerca la fecha del nacimiento.

Está de más decirlo, pero es muy importante que logres dormir bien durante la noche, al menos las 8 horas. Y sabemos lo difícil que es lograr esta meta.

Servicios

Cuidados del recien nacido
 

siganos